Cancionero

Aprende a cantar, guitarrear, maltratar o mejorar las canciones del payaso triste… Escucha tu canción de confianza y hecha un ojo a las letras tragicómicas…



El payaso triste

Si quieres conocer a un payaso triste,

¡Adelante! Entra a mi show de temporada.

Si quieres conocer  a un payaso triste,

no reprimas tus problemas: soy la panacea.

También camino solo, rodeado de gente.

En las noches chateo con mis amigos invisibles.

La ciudad es un hormiguero donde cada quien es un rey

ignorado por los transeúntes, se vive, respira y muere.

Si quieres alegrar a un payaso triste,

Reserva una butaca en la quinta fila.

Si quieres alegrar A un payaso triste,

Viaja con mis escalas, fotos del álbum de tu vida.

También me siento robot, tieso hombre automático,

Con claves, códigos barra, tarjetas hasta el abismo de mi almohada.

Soy un número de cédula, un ciudadano digital,

Un corazón a la izquierda y una billetera a la derecha.

No querrás defraudar

A un payaso triste, quien, al cantar sus dramas,

Tiene piel de gallina.

No querrás defraudar a un payaso triste,

Grítale “¡una más!”Las tablas son su gota a gota, su panacea, tu gota a gota, tu panacea.

 

Cara o Cruz

Cara o cruz esta ciudad, buscas camello por sus entrañas.

En medio del desfile de hombres automáticos,

máquinas de trabajo, decerebrados.

Hay tarifas bajas en esta ciudad… Kito con K.

Se buscan sicarios o niñas puertas adentro por 20 lucas.

En este verde país donde no nací, la Plaza Foch

apesta a pobreza mental, cocaína y reggueton.

Vivimos en los condominios de la Colina.

Flotan jeringas y palomas sobre venas de asfalto.

Mientras encima del río muerto crece un trébol de hormigón armado

que no regala suerte a nadie sino viajes en lata.

Viajes a fábricas de muerte en lata,

campos de concentración en procesos de globalización,

mientras mi radio cuenta leyendas de esta ciudad: dicen que había

moras y musas en las quebradas y peces en el agua.

Triste ciudad sin flores, mendigos de asfalto,

llenan Vingalas para ganarse sus migas de todos los días.

Campos de concentración, tiempos de globalización,

a 20 años plazo te aniquilan, te inyectan tu dosis de cáncer industrial.

Prozac

Prendo la tele en la mañana, Jorge Ortiz da lecciones de ética.

Le sigue su clone, un tal ABAD, el justiciero de Kito con K.

Salgo a la calle sucia y en la esquina de confianza,

Un conductor con su gramo de cerebro, casi me atropella y me insulta.

Hay una pastilla que te llena de serotonina, bota tus ideas negras: ¡la depresión ya es de todos!  Prozac, Prozac.

En el apresurado, frívolo mundo actual, fuera migrañas, bulimia nerviosa, trastorno premenstrual. Prozac, Prozac, Prozac, Prozac.

En el Pollo Sandry, me dan un desayuno con jamón pasado. Mi estomago dice:

“ ¡ Ya no más!”, no ayudan los nueve mojitos de ayer…

Llego a la U, mi jefa solterona dice: “ ¿ya pasaste las notas?”

y la decana me ve con una cara de “ ¿No has dormido o qué?”

Fuera fobias, déficit de atención, impotencia, narcolepsia, pánico: ¡ la depresión ya es de todos! Prozac, Prozac.

Veinte milígramos en la mañana es mi dosis inicial: ¡la depresión ya es de todos, el Prozac ya es de todos! Prozac, Prozac, Prozac, Prozac.

No hay comida en la casa, cortaron la luz en mi ausencia.

El vecino de las pizzas sólo tiene Hawaiana, odio la piña.

Salgo frustrado y un bus escupe humo en mi rostro recién lavado,

con olor a corviche, con olor a tripa mishki…

Chumillos

En la planicie no hay mar

Viento solitario rasca-pajonal

Chuquiraguas juguetonas

Fantasmas de poncho

Cosechan escarchas

De un cielo boca-abajo

Como león dormido

Como león dormido

El tiempo no nos toca

El tiempo no nos toca

en Chumillos,

en Chumillos,

en Chumillos…

Blues de la vida light

Soy tu negra conciencia, pobre fan de Arjona.

Resguardo tus huérfanas, endémicas neuronas.

Desvía tus sinapsis de la televisión; conecta tu cerebro a la cosmovisión,

donde los bueyes mugen, las cigüeñas crotoran, las yeguas relinchan, los monos carretean.

Suelta tu Blackberry, maldita burócrata

de la fábrica de consenso llamada “universidad”.

No te dejes moldear como un pastel de caja; sé melómana de la sinfonía del bosque,

donde las cabras balan, las ranas croan, los chimpancés chillan, el loro chismea.

No menciones a Taita Dios: tus logros insípidos

nacen en la heredada billetera familiar.

Crea fábricas de ideas adulteradas que embriaguen y corroyan los semi-vivos,

Donde las alondras trisan, los burros rebuznan, los patos parpan, los lobos aúllan.

Plásticos

La foto de mi abuela, las calzas del dentista, el labial de tu novia, el Chapstick de Iván Vallejo, el álbum de familia, el vibrador de la vecina, los peluches de Érika, el matabichos en la cocina, la tinta de Vanguardia, el nylon de las raquetas…

Poliestireno, resina de fotocurado, petrolato blanco, fibras acrílicas. Todo es plástico, todos es plástico. El consumo excesivo de plásticos esteriliza la mente y petrifica los bosques.

El frasco de champú, la manguera del gas, la tapa de la lavadora, los condones anti-alérgicos, el cable de mi guitarra, el barniz de las camas, la peluca de Walter Mercado, el colchón del gato, tu tarjeta Nexo, el marco de mis fotos

Polietelino, polipropileno, gliptal, ácido adípico. Todo es plástico, todo es plástico. El consumo excesivo de plásticos esteriliza la mente y petrifica los bosques.

Las sandalias de abuelo, los botones del armario, el Ipod de mi hermana, las cremas hidratantes, el cepillo de dientes, el control remoto, el tubo de aspirinas, el mouse de la laptop, el estuche de mi acordeón, el roll up del payaso…

Policloruro de vinílico, ácido bórico, neopreno, éter etílico. Todo es plástico, todo es plástico. El consumo excesivo de plásticos esteriliza la mente y petrifica los bosques.

El desviador

Regalo noche de amor

Con webcam de gelatina

Cambio equipo de jardinería

Por membrecía en colectivo OKUPA

Cancelo RUC por hacienda en el cielo

Vendo fábrica de pensamientos adulterados

Fumigo valeriana natural

a orillas del Machángara

Hooooooo soy el desviador

De tu cerebro consumidor

Hooooooo el fecundador

De tu cerebro represor…

Organizo marchas de paraguas caídos

Obstruyo el tráfico en San Marcos

Desmantelo uso de lapsus

Busco cabaña en Monte de Venus

Vendo colección de comidas chatarras

Inyecto canelazo en venas abiertas

Firmo la paz con suegros dignos

Ahogo jueces en cartones hondos

Hooooooo soy el desviador

De tu cerebro consumidor

Hooooooo el fecundador

De tu cerebro represor…

Compro huellas de excentricidad

Duermo con pastillas de felicidad

Relevo tus cargos de conciencia

Guardo en cajones las malas memorias

Extirpo lugares comunes por metros

Abono tus miedos con iodo

Enseño cometas a no cohibir

Lidero mariachis a no prohibir

Hooooooo soy el desviador

De tu cerebro consumidor

Hooooooo el fecundador

De tu cerebro represor…

Juego sucio en campeonatos barriales

Ensucio caminos virginales

Produzco disgusto al por mayor

Combato el desabor

Lleno tus bolsillos de vicios

Exhibo canales rompenecios

Cultivo frutas venenosas

Y huertos de poemas.

Hooooooo soy el desviador

De tu cerebro consumidor

Hooooooo el fecundador

De tu cerebro represor…

Canción del mar

A veces mi cielo se ve vacío, mi cuerpo oxidado se hunde en remolinos.

El sol murió en brazos de Morfeo, Zona brava sin salvavidas.

La ciudad es para mí un charco venenoso, aguas turbias te aspiran bajo fondo.

Arrecifes de cruel asfalto, abren la piel y degüellan.

 

Ay Libélula, llévame lejos, albérgame en tus alas turquesas.

No me dejes morir en veredas empinadas del denso Kito con K.

Ay libélula, devuélveme al mar, la noche ya no abraza los ombligos.

Enséñame a flotar sin miedo burlándome de los guacucos.

Ahora navegamos en aguas de otoño, volamos bajo nubes de garúa.

Mi espalada, tus alas, pechos y mis piernas crean un Hidroavión.

Entre corales, crustáceos prehistóricos, piedras de lava AHA, mantas, tintoreras,

Nadamos juntos en Tortuga Bay, dándonos besos de sal con espuma.

 

Ay Libélula, llévame lejos, albérgame en tus alas turquesas.

No me dejes morir en veredas empinadas del denso Kito con K.

Ay libélula, devuélveme al mar, la noche ya no abraza los ombligos.

Enséñame a flotar sin miedo burlándome de los guacucos.

Dibujos de Adri Guerrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s